Esto siempre será España

Eppur si muove!

Galileo ante el Santo Oficio

Y sí, a pesar de la ola de pesimismo nos movemos y el combate prosigue sin que los perros puedan hacer poco más que ladrar.

Una gran nación

Sé que lo sabes, ¿pero a que gusta recordarlo?

Demasiados de los políticos que proclaman que la nuestra es una gran nación nunca añaden que además es una, solo una, y no tropecientas.

Un único y gran país. Y no unos cuantos… 

Da igual que algunas regiones (esas agrupaciones de provincias eventualmente denominadas “autonomías”), utilicen el término “país” para referirse a sí mismas. También hay bobos con balcones a la calle que se dicen adalides del pensamiento. El País está lleno. 

Somos una única y gran nación que se está sacudiendo de encima complejos y negritudes legendarias. Vale la pena escuchar a Fernando García de Cortázar, el historiador español que mejor escribe:

Nos olvidamos de la pasión tan española por la libertad del hombre, de la lucha por su libre albedrío, de la defensa del derecho de gentes, de la construcción de un Estado en el que al Rey se le recordaba continuamente su autoridad limitada por el bien común. 

¡Qué exhibición de talento y sabiduría la de la Salamanca del siglo XVI con Francisco de Vitoria al frente de la mejor intelectualidad europea! 

Cuando por todo el viejo continente se halagan los oídos reales con argumentos divinos del poder coronado, a orillas del Tormes los filósofos y teólogos españoles defienden la existencia de leyes emanadas del pueblo, cuya modificación solo era posible con el consentimiento de la comunidad.

Nuestro pasado ya no es el de un país dislocado, absorto en la melancolía de gestas exhaustas y causas perdidas.

Antes al contrario, es la crónica de una nación apasionante de asombroso pulso cultural, que ha dado al mundo la lengua tallada por Nebrija, lengua de asombros y descubrimientos, lengua de celebración pero también de crítica, lengua que un día es la de Juan de la Cruz, y al siguiente la de Jovellanos, y luego la de Lorca con su gigantesca intuición imaginativa. (Fernando García de Cortázar: Razón y sentimiento de España)

En estos días de caza de brujas revisionista, manipuladora de la historia, Antonio Pérez Henares, que acaba de publicar una nueva novela histórica sobre un personaje fascinante, Cabeza de Vaca, recuerda algunos hechos fundamentales de nuestra historia:

La fabulosa reina Isabel, adelantadísima a su tiempo, ya en 1500 lo prohibió [esclavizar a los indios]. Antes incluso, porque cuando Colón vuelve de su segundo viaje trae esclavos indios y la reina se enfada con él y le hace devolverlos en su tercer viaje, porque considera que sus súbditos no pueden ser esclavos. 

No sólo eso: Isabel II aconseja antes ya de 1500 el matrimonio interracial. Y en 1514 el rey Fernando establece por ley que esos matrimonios interraciales no sólo son absolutamente legales, sino que sus descendientes tienen legítimo derecho a heredar, exactamente igual que si fueran hijos de castellanos. (Antonio Pérez Henares: «Hay una teocracia progre que aún se cree la leyenda negra de España»)  

Los genocidas

Quienes difunden la supuesta leyenda negra son, hoy como ayer, los artífices reales de las políticas racistas y los colonialismos genocidas.

La población mestiza e indígena era totalmente mayoritaria en el imperio español, y sin embargo al norte, en territorio inglés, no ha quedado un indio vivo

Incluso en el imperio español, los genocidios más terribles y más recientes los cometieron los argentinos y los chilenos en el siglo XIX, ya independientes, contra los mapuches, contra los tehuelches… 

Nos acusan de genocidas los que son verdaderamente genocidas. (Antonio Pérez Henares: «Hay una teocracia progre que aún se cree la leyenda negra de España»

Este verano di con un texto británico que reconoce las mentiras (sobre todo británicas) de uno de los grandes episodios de nuestro pasado: la Armada Invencible.

Se trata de un artículo publicado por la revista BBC History, aparecido en la web internacional de la BBC:

La derrota de la Armada no trajo la victoria en la guerra con España. De hecho, ese conflicto se prolongó hasta el siglo XVII. Por otro lado, los españoles nunca vieron a lo que le ocurrió a la Armada como un revés significativo. Y eso es porque, en 1589, los ingleses sufrieron un vergonzoso desastre naval propio.

Ese año, Drake dirigió un ataque conocido como la invencible inglesa o Contraarmada, con el objetivo de destruir el resto de la flota de Felipe II mientras ésta estaba en reparación en Santander.

Fue un fiasco, en el que murieron 15.000 ingleses, y se perdieron muchas de las 86 naves usadas en el ataque. 

María Pita, lideró una feroz resistencia contra la armada inglesa. Todavía se la recuerda como heroína en La Coruña. (Por qué el relato de la Armada española es una de las grandes mentiras de la historia)

Y frente a estos hechos comprobados, frente a la realidad y a la verdad, la apisonadora de la mentira que trata de aplastarnos a todos. La describe muy bien Juan Van-Halen:

Debemos a Orwell: «El concepto de verdad objetiva está desapareciendo de nuestro mundo; las mentiras pasarán a la historia». Las mentiras se harán historia. Serán ya como verdades asumidas.

Nunca como aquí y ahora se ha mentido tanto desde el poder, nunca la mentira ha sido tan reiteradamente esgrimida con tanta desfachatez, virtuosismo y convicción.

A menudo aquella afirmación atribuida a Goebbels de que «una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad» es la norma, el catón de los rasputines de turno que diseñan lo que debemos creer o rechazar, lo que es bueno o malo, lo que es cierto o no. (Juan Van-Halen: La muerte de la verdad)

Las consecuencias de la persecución de la verdad pueden resultar devastadoras. Nuestra historia pasada lo demuestra.

La verdad ha muerto y su vacío conduce al totalitarismo. Si se persigue y se niega la verdad ¿cómo garantizar unas elecciones limpias y libres?

Cuando la mentira resulta algo natural es que la sociedad está enferma. Suele llevar al enfrentamiento y al caos. (Juan Van-Halen: La muerte de la verdad)

Vale, pero seamos objetivos. En ocasiones alguna verdad logra colarse en la plaza pública, ¿no te parece? 

Hay algunos pocos medios de comunicación que siguen resistiendo con coraje y determinación. Incluso este correo electrónico dominical pretende, desde la humildad de nuestros recursos, ayudar a entrever por dónde anda la verdad.

Aunque tengamos que luchar contra gigantes que recurren siempre a la guerra sucia.

Cuando la verdad se abre paso y se hace pública con la dificultad y timidez de aquello que se sabe en minoría, el poder inunda los medios y las redes sociales con noticias contradictorias que son creídas a pies juntillas por la buena fe, la ignorancia o las afinidades ciegas. (Juan Van-Halen: La muerte de la verdad)

Añadamos al negro panorama que pinta Juan Van-Halen unas gotas de realismo y contexto. Porque la Historia no se detiene, ni se aprecia con exactitud a pocos centímetros del suelo.

Un poco de distancia, por favor 

Si elevamos la vista unos cuantos metros, si adquirimos un poco de perspectiva, recordaremos que hemos atravesado y superado muchas situaciones terribles. Y no hace falta recurrir a los años 30. 

Mucho más próximas están las oleadas de atentados terroristas de los 80, cuando casi cada día moría un inocente y tantas veces se trataba de un general o algún alto mando del ejército; o las crisis económicas de los 90, con niveles de paro extraordinarios; o la inaudita plaga de la corrupción de los últimos años del felipismo, cuando la administración del Estado estaba plagada de ladrones; o las turbias maniobras del PSOE reuniéndose con los golpistas del 23F para hablar de “reconducir” la política española; o cuando Zapatero “reinaba” en todas partes y nadie daba un duro por su relevo en unas elecciones.

Las crisis, todas, siempre las superamos. Y la Historia no se detiene, mucho menos se acaba, como quisiera Sánchez. 

Aunque a veces parece que se repite. Por ejemplo, el comportamiento de la izquierda. Es inaudito que el PSOE del siglo XXI retroceda cien años y transite hacia el PSOE de principios del XX conociendo, como conoce, lo que sucedió la vez anterior. Inaudito que no quieran aprender nada del pasado. Ni siquiera del suyo.

Pero gracias a Dios, hay gente en la izquierda que ha pensado. E incluso ha enmendado errores, o rectificado trayectorias cuando la razón y la realidad lo hacían necesario. Nada que ver con este PSOE, con la izquierda de 2020. 

Contexto de la siguiente cita: el autor es Jon Juaristi, que durante la transición militó en Euskadiko Ezkerra, la izquierda del PSOE en el País Vasco, junto a Mario Onaindía. Hoy los antiguos revolucionarios rinden homenaje a los franquistas de la transición.

Algo que la indecente y putrefacta izquierda del presente, que nunca arriesgó lo más mínimo por las libertades políticas, finge desconocer, porque busca la guerra civil y no otra cosa. (Jon Juartisti: Reformistas)

No sabemos cómo saldremos de esta. Pero sabemos que saldremos. Lo sabemos todos aquellos que estamos movilizados para cambiar España. Y lo sabemos porque sabemos que no nos rendiremos jamás.

¡A las barricadas!

España, un país destruido

Cocoliso

https://static3.lavozdigital.es/media/provincia/2020/04/23/v/vete-ya-sanchez-kyQE--1024x512@abc.jpg

Los políticos roban, mienten y empujan el país hacia el abismo, el jefe del Estado se queda quieto frente al caos, los militares agachan la mirada en sus cuarteles, los periodistas desinforman y se someten a los poderosos, los jueces son parciales y responden a influencias eternas inconfesables, el gobierno malgobierna, los ciudadanos soportan vejaciones, injusticias y esclavitud, los independentistas acuchillan a España y desobedecen las sentencias judiciales, el gobierno se rodea de partidos que odian a España y rechazan la democracia, los partidos políticos no respetan la democracia.

Los políticos roban, mienten y empujan el país hacia el abismo, el jefe del Estado se queda quieto frente al caos, los militares agachan la mirada en sus cuarteles, los periodistas desinforman y se someten a los poderosos, los jueces son parciales y responden a influencias eternas inconfesables, el gobierno malgobierna, los ciudadanos soportan vejaciones, injusticias y esclavitud, los independentistas acuchillan…

Ver la entrada original 630 palabras más

Victim of Fauno

Mundo de chiflados. Malas noticias: la mujer que se casó con un árbol no ha tenido descendencia

Para Kate, lo mejor de su experiencia es que «me gusta sentarme cerca y sumergirme en los alrededores. Me gusta la paz y la tranquilidad». Y claro, con una pareja que está siempre en silencio, más tranquilidad, imposible.

Esta es una historia real: hace un año Kate Cunningham, de 38 años, tomó la decisión de casarse. Hasta ahí todo bien. Pero, ocurre que el consorte era… un árbol. Y, un año después, dice que ha sido la mejor decisión de su vida… Eso sí, no han podido tener descendencia.

Menos mal que la esposa ya tenía un hijo de 15 años a quien según su madre «a pesar de causar un poco de vergüenza a mi hijo de 15 años, ahora ve el panorama general y entiende para qué sirve»

Y es que, al parecer, el objetivo de esta joven no era otro quellamar la atención sobre una campaña para tratar de salvar el Rimrose Valley Country Park, que iba a convertirse en un desvío de tres kilómetros para aliviar la congestión del tráfico hacia el puerto de Liverpool.

Para Kate, lo mejor de su experiencia es que «me gusta sentarme cerca y sumergirme en los alrededores. Me gusta la paz y la tranquilidad». Y claro, con una pareja que está siempre en silencio, más tranquilidad, imposible.

Imagen

Emperor@DeLordEmperor 38 years old Kate Cunningham, in UK, got married to a tree last year. Today is her one wedding anniversary. She has called for an annual ‘Marry A Tree Day’ and encouraged more Brits to wed their local shrub.4:56 p. m. · 13 sept. 2020·Twitter Web App2 Retweets11 Tweets citados23 Me gusta

https://pbs.twimg.com/media/EhzaAMvWoAAC09F?format=jpg&name=900x900

El Matador de ancianos

La cara de Pablo Iglesias provoca las risas de miles de españoles: «Es la de un político acabado»
El Matador de ancianos

Pablo Iglesias, responsable de las residencias de mayores, corresponsabiliza al PP de los muertos por coronavirus

Ha asegurado que las políticas de recortes y privatizaciones del Partido Popular en la Sanidad Pública han debilitado a España para hacer frente a la pandemia y le ha exigido reconocer que se equivocaron

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha comparecido este jueves en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica celebrada en el Congreso de los Diputados.

Durante su intervención en la comisión, Iglesias ha mantenido un discurso muy ideológico y ha cargado contra la oposición. El vicepresidente ha exigido al Partido Popular reconocer que “se equivocaron” con sus políticas de “recortes” y “privatizaciones” porque, ha subrayado, se ha visto que “han debilitado” a España para hacer frente al coronavirus con sus “ataques” a la sanidad pública.

Iglesias ha interpelado a los representantes del PP para señalarles que tienen la “oportunidad” -y sería un ejercicio de “dignidad”- el “reconocer que se equivocaron”. Asimismo, ha señalado que “los recortes de más de 5.000 millones de euros que ustedes hicieron en el Sistema de Atención a la Dependencia, señorías, han colocado a nuestros mayores en una situación de vulnerabilidad”.

Unas declaraciones muy polémicas después de que la oposición le reproche a él el descontrol y falta de recursos en la gestión de las residencias de ancianos desde que empezó la crisis sanitaria. Su departamento es responsable del área.

https://s1.eestatic.com/2020/03/06/espana/politica/PSOE-Podemos-Politica_472714987_147536224_854x295.jpg
Quasimodo el tarado del gobierno español

Claro que, como en el caso de este robótico macarra,siempre se le podrá echar, sin más, a la chatarra. No sé si servirá para algún uso de reciclaje: escasea en materia gris y rebosa de contaminantes. Puede que los catalufos, siempre tan hábiles,saquen de él alguna que otra buena butifarra.

Quasimodo y el Orgullo trilirí

La ministra Montero, este martes en el Senado.

  Lorena Roldán (Cs) da una lección de feminismo a Montero y la deja con esta cara

En la Semana del Orgullo, la ministra de Igualdad iba al Senado con intención de soltar un mitin. Hasta que le han recordado la pedrada a una diputada de Vox y la reacción de Echenique.

La portavoz de Ciudadanos en el Senado, Lorena Roldán, ha dejado este martes en evidencia a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y ha desenmascarado la hipocresía de su discurso feminista. En plena Semana del Orgullo, Roldán preguntaba a la número dos de los morados por las diferencias entre PSOE y Podemos respecto a los transexuales.

Echenique la lía al mofarse del ataque a la diputada de Vox: “Solo hizo falta ketchup”

Pero cuando Montero se disponía a lanzar su proclama ideológica, la senadora del partido naranja le ha sacado a colación la brutal agresión sufrida este pasado viernes en el País Vasco por la diputada de Vox, Rocío de Meer, y por las burlas de Pablo Echenique poniendo en duda que de Meer hubiese sido agredida de verdad.

https://s6.eestatic.com/2020/02/11/espana/politica/Pablo_Echenique-Pablo_Iglesias-Podemos-Eutanasia-Congreso_de_los_Diputados-Politica_466715399_144937881_1706x960.jpg

“No le he visto condenar la pedrada a la diputada de Vox, ni censurar a su compañero Echenique el malhecho por poner en duda la agresión. ¿Qué pasa, que esto del ‘yo si te creo hermana’ solo funciona con unas personas?”, le ha espetado Roldán a Irene Montero. “Dejen ya de imponer su ideología y sus prejuicios en las causas que son de todos”, ha enfatizado Roldán.

Visiblemente incómoda, Montero ha evitado referirse, y condenar, la agresión a Vox. “Llénense ustedes de orgullo e intenten convencer a sus compañeros de Vox de que la homosexualidad no es una enfermedad”, ha replicado la ministra ya notablemente noqueada.

https://www.ecestaticos.com/image/clipping/992/558/a63f16abc46808f630c235ff343e5e05/echenique-en-mayo-es-una-verguenza-no-pagar-la-seguridad-social-a-las-cuidadoras.jpg?mtime=1579565836

El Malhecho de Notre Dame

https://i.ytimg.com/vi/y-0-39f2n1c/hqdefault.jpg

Seshat, señora de los libros

Sol

Seshat, diosa egipcia protectora de bibliotecas

Seshat, señora de los libros, protectora de bibliotecas, diosa de la escritura y la lectura. Diosa de la arquitectura, escriba de faraones, diosa del destino, mecenas de la contabilidad, de los censos…

Es imposible, para alguien que ama los libros, para quien sus momentos más recordados se encuentran entre las estanterías de una vieja biblioteca repleta de antiguos y modernos saberes, no sentirse inspirado por una diosa así. No sentir las ganas de perderse entre libros de mitología egipcia para investigar su historia, para conocerla, y si hace falta, adorarla.

¿Quién era Seshat?

Sesha, Sesheta o Safek-Aubi. Seshat para todos. Es de las más antiguas del panteón egipcio pues se la adora desde la Dinastía I, y se la conoció con diferentes nombres según las dinastías reinantes, y precisamente, según las épocas, también fue considerada diosa de uno u otro elemento, pero siempre con uno común: los…

Ver la entrada original 2.182 palabras más

Julio Anguita

  Julio Anguita González (n. Fuengirola, Málaga; 21 de noviembre de 1941) es un maestro, licenciado en historia y político español, ha sido alcalde de Córdoba, diputado, secretario general del Partido Comunista de España y coordinador de Izquierda Unida.

Después de problemas cardiovasculares, a finales de 1999, cedió la candidatura a la presidencia del gobierno de las elecciones del 2000 a Francisco Frutos alegando razones de salud (en una entrevista realizada en 2004 señaló que el principal motivo fue el descontento respecto a la línea política de Izquierda Unida), secretario general del PCE, también su sucesor en el cargo. En la VI Asamblea de Izquierda Unida, en octubre de ese año, fue sustituido en el cargo de Coordinador General por Gaspar Llamazares.

Julio Anguita reitera que la III República no puede ser una repetición de la II.

  • «El momento dulce es permanente en la medida en que uno hace lo que quiere.»
  • «Lo que debe hacer el Rey con la OTAN y Maastricht es callarse.»
  • «He sido un niño soñador siempre, pero no siempre he tenido estas ideas.»
  • «La política es la ciencia y el arte de proponer un modelo a la sociedad como ella quiere.»
    • 23 de mayo de 2004.
  • «La progresía es, ni más ni menos, el sumidero por donde se han ido las ideas de la izquierda. La progresía es quedarse en la reforma de una serie de aspectos sociales, como los matrimonios homosexuales o las medidas de discriminación positiva de la mujer, mientras que se deja intacta una realidad económica injusta.»
    • Fuente: Diario El Mundo, 31 de marzo de 2006.
  • «La vida nunca maltrata, los que maltratan son otros seres humanos que, generalmente, y en sentido figurado, trabajan para la muerte
  • «La República es tocar al poder. Tocar al poder y quitarle el poder al poder.»
  • «Las fuerzas políticas suben y bajan según se ratifiquen o se desdibujen en sus rasgos característicos.»
    • 23 de mayo de 2004.
  • «Las religiones son uno de los peores ingredientes que las humanidades han ido produciendo.»
  • «Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen.»
    • Variante: “Malditas sean las guerras y los canallas que las apoyan”.
    • Nota: Sobre el 7 de abril de 2003, tras conocer la muerte de su hijo Julio Anguita Parrado en Irak.
  • «Me gustaría volver a ser diputado por un solo día y decir desde el estrado: ¿Y ahora qué, hijos de puta?»
    • Nota: En la cena del 72 anivesario del PSUC (22 ó 23 de noviembre de 2008 en Sabadell, Barcelona), organizada por el PSUC Viu, en relación con la crisis económico-financiera del capitalismo.
  • «Preparemos y avancemos en nuestro proyecto republicano, puesto que los conservadores y de centro no tienen olvidada la idea de la III República de España, pues aunque no puedo desvelar todo lo que sé, sí puedo avanzar que ya se han empezado a mover, por lo que si no queremos que nos impongan una República conservadora, tenemos que trabajar en nuestro modelo.»https://akifrases.com/frases-imagenes/frase-la-republica-es-tocar-al-poder-tocar-al-poder-y-quitarle-el-poder-al-poder-julio-anguita-101262.jpg«Programa, programa, programa.»
  • «Quien vota a los corruptos los legitima, los justifica y es tan responsable como ellos.»
  • «Tú no eres mi obispo, pero yo sí que soy tu alcalde.»
    • Nota: A un obispo.
  • «El que al perder el coche oficial sienta que ha perdido su vida, es tonto químicamente puro. Un indigente moral y, si se me permite la palabra, un gilipollas.»
    • Fuente: Granada TV, enero de 2011.
  • «Si eso que tenéis delante ya no os mueve, entonces yo os diría solamente una cosa y también me la diría a mí, poneos de rodillas y ya que os terminen de pisar la cabeza… ¡Rebelión! ¡Rebelión! ¡Rebelión!»
    • Nota: Palabras finales del discurso que realizó en la fiesta del PCE en el 2011.
    • Fuente: Canal YouTube del PCE.
  • «Lo único que os pido es que midais a los politicos por lo que hacen, por el ejemplo, y aunque sea de la extrema derecha si es un hombre decente y los otros son unos ladrones votad al de la extrema derecha. Eso me lo manda mi inteligencia de hombre de izquierdas. Votad al honrado, al ladrón no lo voteis aunque tenga la hoz y el martillo.»https://www.zendalibros.com/wp-content/uploads/2018/05/jesus-vigorra-y-arturo-perez-reverte.jpg
  • «Mientras haya un pirata enfrente como EE.UU, violando el derecho internacional y apretando a una pequeña nación llamada Cuba, el comandante Fidel y yo, en la misma trinchera, disparamos contra él.»
    • Fuente: En una entrevista realizada por Tiempo de Cuba, 28 de febrero de 2004.
  • «Resignación, porque los pueblos cuando tienen problemas no son rebeldes. El que tiene que comer todos los días no puede permitirse el lujo de perder por un acto de rebeldía el puesto de trabajo. La rebeldía siempre ha surgido de aquellos que comían todos los días. De aquí la gran culpabilidad de muchos intelectuales españoles, que comiendo todos los días, bien del pesebre o bien de su trabajo, no han sido capaces de decir basta a esta situación de degradación.»
    • Fuente: Fragmento del discurso pronunciado en “La Izquierda con Saramago”, en Cáceres el 23 de febrero de 1999.

    

 

Orígenes del fascismo

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/25/Gabriele_D%27Annunzio_1922.jpg

El tiempo de los sargentos y de los poetas. Gabriele D´Annunzio y los orígenes del fascismo

  El pasado día 12 de este mes fue el 100.º aniversario de la toma de la ciudad de Fiume por parte de Gabriele D’Annunzio al frente de sus “arditi”, iniciándose lo que constituyó el más extraordinario y exaltante proceso revolucionario de la modernidad. Para conmemorar este gran acontecimiento histórico (silenciado obviamente en los medios del Sistema), reproduciremos, a partir de hoy y recurriendo a nuestra propia hemeroteca, diversos artículos relacionados con la experiencia de Fiume. Empezamos con este estudio de Adriano Erriguel.

 

Cuando el 12 de septiembre 1919 D´Annunzio llegó a Fiume, el sueño platónico del príncipe-poeta cobraba vida con dos milenios de retraso. Un vendaval de liberación dionisíaca se desencadenó sobre la ciudad adriática, un desmadre nietzscheano en el que se daban la mano la política y el misticismo, la utopía y la violencia, la revolución y Dadá. Un momento mágico, una bacanal de soñadores, una sinfonía suprahumanista y heroica.

El escritor italiano Gabriele D’Annunzio.

 


La ruta hacia el Rubicón

A comienzos de 1919 Mussolini era solo un líder político en ciernes, mientras que D’Annunzio era el hombre más célebre de Italia. Finalizada la guerra con una “victoria mutilada” —los aliados ignoraron las promesas territoriales hechas a Italia—, el país se sumió en una espiral de caos político y social. Y entonces muchos de los que esperaban que un “hombre fuerte” tomara las riendas empezaron a mirar a D’Annunzio. Por su parte el poeta-soldado descubría lo difícil que le resultaba vivir sin la guerra, y al igual que muchos otros italianos rumiaba su amargura por la traición de los aliados.

“Vuestra victoria no será mutilada” —escribió D’Annunzio en octubre 1918. Un eslogan que hizo fortuna (como tantos otros que acuñó) y que era música en los oídos de todos los que esperaban una nueva llamada a las armas. Italia rebosaba de hombres acostumbrados a la violencia y que, en vez de recibir una bienvenida de héroes, eran tratados como huéspedes indeseables cuando no como bestias salvajes, abocados al desempleo y a los insultos de los agitadores de una revolución bolchevique en ciernes. Entre esos hombres destacaban los arditi, los soldados de élite, fieramente indisciplinados, acostumbrados a la lucha cuerpo a cuerpo y con dagas y granadas, ataviados con uniformes negros y con matas de pelo a veces tan largas como crines de caballo —los dandis de la guerra.1] Su bandera era negra y su himno:Giovinezza [Juventud]. Todos miraban a D’Annunzio como a un símbolo, y algunos de ellos empezaron a llamarse “dannunzianos”. Un héroe de guerra y un ejército de vuelta a casa: una conjunción fatídica para cualquier gobierno civil. Las autoridades comenzaron a temer a D’Annunzio. El Rubicón nunca había sido verdaderamente olvidado en Italia.

El poeta-soldado comenzó a multiplicar sus apariciones públicas, a escarnecer al gobierno que había aceptado la humillación de Versalles, a incitar a los italianos a rechazar a sus autoridades. En muy poco tiempo se vio en el centro de todas las conspiraciones, y todos los grupos de oposición comenzaron a utilizar su nombre. Con los fascistas mantuvo las distancias. D’Annunzio los consideraba como “vulgares imitadores, potencialmente útiles, pero lamentablemente brutales y primarios en su forma de pensar”.[2] Y entre todos los que volvían su mirada a D’Annunzio destacaban las comunidades italianas en la costa del Adriático que esperaban ser “redimidas” mediante su incorporación a la madre patria. D’Annunzio, por su parte, les prometió que estaría con ellos “hasta el fin”.

La ciudad de Fiume, puerto principal del Adriático, contaba con una mayoría de población italiana que en octubre 1918 reclamó su incorporación a Italia.[3] Pero los aliados reunidos en Versalles situaron la ciudad bajo una administración internacional. La ciudad se convirtió entonces en un símbolo para todos los nacionalistas italianos, y grupos de ex arditi, al grito de “Fiume o muerte”, comenzaron a formar la “Legión de Fiume” dispuestos a “liberar” la ciudad. Y en medio de una espiral de violencia los italianos de Fiume ofrecieron a D’Annunzio el liderazgo de la ciudad.

https://distefanoster.files.wordpress.com/2008/05/guardie-rosse-torino-19203.jpg

El poeta-soldado había encontrado su Rubicón. Y su nueva encarnación: la de condottiero.

Fiume era una fiesta

«El contagio de la grandeza es el mayor peligro para cualquiera que viva en Fiume, una locura contagiosa, que ha impregnado a todo el mundo.»

(El obispo de Fiume, en una entrevista)

Cuando el 12 de septiembre 1919 D’Annunzio llegó a Fiume en un Fiat 501, seguramente no sabía que daba inicio a uno de los experimentos más extravagantes de la historia política de Occidente: el sueño platónico del príncipe-poeta cobraba vida con dos milenios de retraso. Un vendaval de liberación dionisíaca se desencadenó sobre la ciudad adriática, un desmadre nietzscheano en el que se daban la mano la política y el misticismo, la utopía y la violencia, la revolución y Dadá.La era de la política-espectáculo había empezado, y D’Annunzio levantaba el telón.

La época de Fiume ha sido descrita como un microcosmos del mundo político moderno: todo se prefiguró allí, todo se experimentó allí, todos somos en gran parte los herederos. Un momento mágico, una bacanal de soñadores, una sinfonía suprahumanista y heroica en la que una sociedad hambrienta de maravillas —galvanizada por la guerra, hastiada de la insipidez de un siglo de positivismo— se encontraba con un líder a su altura y secundaba, a ritmo de desfiles multicolores y multitudes enfervorizadas, sus quimeras de César visionario.

La trayectoria política de la ciudad durante esos dieciséis meses fue, como no podía ser menos, errática. El primer programa —la anexión a Italia— era simple y realista, pero naufragó en un piélago de indecisiones y gazmoñerías diplomáticas. El segundo programa era de carácter subversivo: provocar la chispa que desencadenase una revolución en Italia. Pero había un tercer programa, incontrolable y radical: Fiume como primer paso, no hacia una Gran Italia, sino hacia un nuevo orden mundial.

Un programa que ganaba fuerza a medida que se disipaba —por la presión de los aliados y por la indecisión del gobierno italiano— la perspectiva de la incorporación a Italia. Impulsada por los revolucionarios sindicalistas que rodeaban a D’Annunzio, la “Constitución de Fiume” (la Carta del Carnaro) es el aspecto más interesante del legado de Fiume, por cuanto supone de contribución original a la teoría política.[4] La Carta del Carnaro contenía elementos pioneros: la limitación del (hasta entonces sacrosanto) derecho a la propiedad privada, la completa igualdad de las mujeres, el laicismo en la escuela, la libertad absoluta de cultos, un sistema completo de seguridad social, medidas de democracia directa, un mecanismo de renovación continua del liderazgo y un sistema de corporaciones o representación por secciones de la comunidad: una idea que haría fortuna. Según su biógrafo Michael A. Leeden, el gobierno de D’Annunzio —compuesto por elementos muy heterogéneos— fue uno de los primeros en practicar una suerte de “política de consenso” según la idea de que los diversos intereses en conflicto podían ser “sublimados” dentro de un movimiento de nuevo cuño. Lo esencial era que el nuevo orden estuviera basado en las cualidades personales de heroísmo y de genio, más que en los criterios tradicionales de riqueza, herencia y poder. El objetivo final —básicamente suprahumanista— no era otro sino la aleación de un nuevo tipo de hombre.

 

La Carta del Carnaro contenía toques surrealistas como designar a “la Música” como principio fundamental del Estado. Pero lo más original —lo más específicamente dannunziano— era la inclusión de “un elaborado sistema de celebraciones de masas y rituales, designados para garantizar un alto nivel de conciencia política y de entusiasmo entre los ciudadanos”.[5] En Fiume D’Annunzio —ahora denominado “el Comandante”— comenzó a experimentar con un nuevo medio, creando “obras de arte en las que los materiales eran columnas de hombres, lluvias de flores, fuegos artificiales, música electrizante —un género que posteriormente sería desarrollado y reelaborado durante dos décadas en Roma, Moscú y Berlín”.[6] El comandante inauguró una nueva forma de liderazgo basada en la comunicación directa entre el líder y las masas, una especie de plebiscito cotidiano en el que las multitudes, congregadas ante su balcón, respondían a sus preguntas y secundaban sus invectivas. Todo el ritual del fascismo estaba ya allí: los uniformes, los estandartes, el culto a los mártires, los desfiles de antorchas, las camisas negras, la glorificación de la virilidad y de la juventud, la comunión entre el líder y el pueblo, el saludo brazo en alto, el grito de guerra: ¡Eia, Eia, Alalá![7] Señala Hughes-Hallett que D’Annunzio nunca fue fascista pero que el fascismo fue inequívocamente dannunziano. Alguien escribió que, bajo el fascismo, D’Annunzio fue la víctima del mayor plagio de la historia.

Otro elemento pionero fue la creación de una Liga de Naciones antiimperialistas: la “Liga de Fiume”, proyecto de alianza de todas las naciones oprimidas que desarrollaba el concepto de revolución mundial y de “nación proletaria” teorizado por Michels, y que aspiraba a reunir desde el Sinn Fein irlandés hasta los nacionalistas árabes e indios. Alguien ha querido ver al Comandante como a un profeta del Tercermundismo, si bien sería más correcto ver aquí “la primera aparición de la temática de los derechos de los pueblos”.[8] Las potencias aliadas comenzaron a alarmarse. La empresa de Fiume perdía su carácter nacionalista y acentuaba su contenido revolucionario…

¡Haced el amor y la guerra!

«¡Giovinezza, Giovinezza,Primavera di Bellezza!»

Canción de los arditi

Un Estado regido por un poeta y con la creatividad convertida en obligación cívica: no era extraño que la vida cultural adquiriese un sesgo anticonvencional.[9] La Constitución estaba bajo la advocación de la “Décima Musa”, la Musa —según D’Annunzio— “de las comunidades emergentes y de los pueblos en génesis (…), la Musa de la Energía”, que en el nuevo siglo debería conducir a la imaginación al poder. Hacer de la vida una obra de arte. En el Fiume de 1919 la vida pública se convirtió en una performance de veinticuatro horas en la que “la política se hacía poesía y la poesía sensualidad, y en la que una reunión política podía terminar en un baile y el baile en una orgía. Ser joven y ser apasionado era una obligación”.[10] Entre la población local y los recién llegados se propagó una atmósfera de libertad sexual y de amor libre, inusual para la época. Comenzaba la revolución sexual. Así lo quería el nuevo “Príncipe de Juventud”, tuerto y de cincuenta y seis años

No es de extrañar que la ciudad se convirtiera en un polo magnético para toda la cofradía de idealistas, rebeldes y románticos que pululaba por el mundo. Un País de la Cucaña en el que se codeaban protofascistas y revolucionarios internacionalistas sin que a nadie se le ocurriera algo tan vulgar como “entrar en diálogo”. Un laboratorio contracultural en el que brotaban grupos variopintos como el “Yoga” (inspirado por el hinduismo y por el Bhagavad-Gita), los “Lotos Castaños” (proto-hippies partidarios de una vuelta a la naturaleza), los “Lotos Rojos” (defensores del sexo dionisíaco), ecologistas, nudistas, dadaístas y otros especímenes de variada índole. El componente psicodélico estaba asegurado por una generosa circulación de droga bajo la tolerante mirada del Comandante, consumidor más o menos ocasional de polvo blanco.[11] Los años 60 comenzaron en Fiume. Pero a diferencia de los hippies californianos, los hippies del Comandante estaban dispuestos no sólo a hacer el amor, sino también a hacer la guerra.

Mientras tanto Roma miraba a Fiume con una mezcla de consternación y de pavor. En palabras de los socialistas Italianos, “Fiume estaba siendo transformada en un burdel, refugio de criminales y prostitutas”. Lo cierto es que todo el mundo iba a Fiume: soldados, aventureros, revolucionarios, intelectuales, espías aliados, artistas cosmopolitas, poetas neopaganos, bohemios con la cabeza en las nubes, el futurista Marinetti, el inventor Marconi, el director de orquesta Toscanini… Proliferaban la elocuencia y el dandismo, la personalidad del Comandante era contagiosa. ¡Condecoraciones, uniformes, títulos, himnos y ceremonias para todos! El estilo ornamental era de rigor. Y a su vez los nuevos visitantes se iban haciendo cada vez más marginales: menores fugados, desertores, criminales y otras gentes con asuntos por aclarar con la justicia…. Muchos de estos elementos fueron reclutados para formar la guardia de corps del Comandante: la “Legión Disperata”, de rutilantes uniformes. D’Annunzio observaba a sus arditi comiendo cordero en las playas, en sus fantásticos uniformes resplandecientes a la luz de las llamas, y los comparaba con Aquiles y sus mirmidones de vuelta a su campamento frente a Troya. Es esa mezcla electrizante de arcaísmo y futurismo, tan propia de la sensibilidad suprahumanista.Sonaba tan antiguo, y sin embargo era tan nuevo…

Benito Mussolini

Presionado por sus compromisos internacionales, el gobierno de Roma decretó un bloqueo contra Fiume, y la ciudad encontró un método para asegurar su subsistencia: la piratería. Organizados por un antiguo as de la aviación italiana, Guido Keller, los barcos de Fiume pasaron a adueñarse de cualquier buque que transitase entre el estrecho de Messina y Venecia. Y cada captura realizada por los uscocchi —así llamados por D’Annunzio en honor a los piratas adriáticos del XVI— era recibida en la ciudad como una fiesta. Las actividades ilícitas se ampliaron al secuestro —un comando de Fiume capturó a un general italiano que pasaba por Trieste— y a las expediciones para requisar provisiones en territorios vecinos. También a las ocupaciones simbólicas de otras ciudades próximas. El Comandante hizo bordar su lema Ne me frego (algo así como: “me la pela”) en una bandera que colgó sobre su cama.[12] Fiume era un Estado fuera de la ley, lo que hoy llamaríamos un Estado gamberro. Señala su biógrafa que D’Annunzio, como un nuevo Peter Pan, había construido una “Tierra de Nunca Jamás, un espacio liberado de las relaciones causa-efecto donde los niños perdidos pudieran disfrutar por siempre de sus peligrosas aventuras sin sentirse molestados por el sentido común”.[13]

Pero el problema de la niñez es que se acaba, y llega la hora de los adultos. El Tratado de Rapallo, firmado en noviembre de 1920, establecía las fronteras italo-yugoeslavas y llegaba a un compromiso sobre Fiume. D’Annunzio se quedó aislado, y hasta los fascistas de Mussolini le retiraron su apoyo. Tras una intervención de la Marina italiana y la resistencia de un puñado de arditi —que se saldó con varias docenas de muertos—, D’Annunzio fue obligado a abandonar Fiume a fines de diciembre de 1920. En una ceremonia de despedida su último grito fue: ¡Viva el amor!

El poeta había concluido su revolución. Llegaba el turno del ex sargento.

Ready and willing: Gabriele d’Annunzio in the 1880s and in uniform, c1930 (Getty)

El fascismo sin D’Annunzio

Pasados los años, un Mussolini ya en el poder celebraría a Gabriele D’Annunzio como al “Juan Bautista del fascismo”. Convertido en una leyenda, el poeta pasaría sus dos últimas décadas recluido en su mansión de El Vittoriale a orillas del lago de Garda, donde Mussolini acudiría ocasionalmente para retratarse con él.

Hoy se considera a D’Annunzio como a un personaje del Régimen, pero lo cierto es que nunca fue miembro del Partido Fascista y sus relaciones con el Duce fueron mucho más ambivalentes de lo que se piensa. En privado Mussolini se refería a D’Annunzio como a “una caries, a la que hay que extirpar o cubrir de oro”, y se refería también al “fiumismo mal entendido” como a sinónimo de actitud anarquizante y de poco fiar. En realidad ambos personajes se observaban con sospecha: Mussolini consideraba que D’Annunzio era demasiado influyente e impredecible, y éste se abstenía de prestar un apoyo expreso al Duce. En realidad, el poeta había recomendado a sus arditi mantenerse al margen de cualquier formación política, si bien muchos acabarían en el fascismo y algunos en la extrema izquierda o incluso en España en las Brigadas Internacionales.[14] Las únicas ocasiones en las que D’Annunzio trató de influir políticamente en Mussolini fueron para aconsejarle que se mantuviera bien alejado de Hitler (“ese payaso feroz”, “ese rostro engominado e innoble”).

El poeta-soldado falleció en 1938 en su mansión del Vittoriale, en una atmósfera tan barroca como claustrofóbica, rodeado de espías italianos y alemanes. Con su muerte desapareció toda una época: la de los albores de ese fascismo que no pudo ser. El fascismo real recogió la puesta en escena y la liturgia de Fiume, pero las vació de libertad y las transformó en una coreografía burocratizada al servicio de un proyecto que llevó a Italia a la catástrofe. La historia es bien conocida. No obstante, suelen pasarse por alto algunas cosas…

Normalmente se pasa por alto que ese primer fascismo formaba parte de un clima cultural vanguardista, sofisticado y plural, muy diferente del provincianismo obtuso que caracterizaba a los nazis y a su cursilería völkisch. De hecho, el pluralismo cultural de la Italia fascista —un país donde prácticamente no hubo éxodo intelectual alguno— no tiene parangón con el dirigismo impuesto sobre la cultura en la época nazi. Estudiosos como Renzo de Felice o Julien Freund han contrapuesto el carácter optimista y “mediterráneo” del fascismo —con su tendencia a exaltar la vida dentro de un cierto espíritu de mesura— frente al carácter sombrío, trágico y catastrófico del nazismo, con su inclinación germánica por el Raggnarök.[15] Igualmente podría destacarse el carácter antidogmático —incluso artístico y bohemio— de ese primer fascismo, en contraposición a las ínfulas “científicas” de la dogmática nazi, basada en el racismo biológico y en el darwinismo social.

A lo que hay que añadir que el primer fascismo no tenía ningún atisbo de antisemitismo, sino más bien al contrario: muchos judíos fueron fascistas de primera hora e incluso tuvieron cargos importantes, tales como la publicista Margaritta Sarfati, amante judía del Duce y prima donna de la vida cultural del régimen. De hecho, la política exterior del régimen mantuvo frecuentes contactos con el movimiento sionista. Y tras la llegada de Hitler al poder eminentes exiliados judíos encontraron acogida en Italia.

Se pasa también por alto que tras la “marcha sobre Roma” en 1922 Mussolini se presentó ante el Parlamento y obtuvo un amplio voto de confianza de la mayoría no-fascista. Se tiende a olvidar que la violencia de las escuadras fascistas, si bien muy cierta, no era exclusiva del fascismo: ése era el lenguaje político en buena parte de Europa. Y en Italia fue el fascismo, mejor organizado, el que finalmente se impuso. Se omite también que el fascismo colaboró con los socialistas y con otras fuerzas de oposición, y que ganó una mayoría de votos en las elecciones de 1924. Sólo entonces, tras el brutal asesinato del diputado socialista Matteoti y la negativa de la oposición a permanecer en el Parlamento, los energúmenos del fascismo ganaron la mano y se institucionalizó la dictadura.

En realidad 1924 marca el comienzo del declive. Los años posteriores son los de las grandes realizaciones del régimen: la edificación de un Estado social, las grandes obras públicas y la modernización del país. Logros que compraron la adhesión de buena parte de la población. Pero el fascismo ya estaba herido de muerte. Al traicionar aquella promesa de 1919 en la Plaza del Santo Sepulcro de Milán (“Queremos la libertad para todos, aun para nuestros enemigos”) el fascismo se transformó en una burocracia autocomplaciente y satisfecha, y Mussolini se fue apartando de la realidad para encerrarse en una megalomanía que resultó funesta.

fascismo de mussolini 100 años

Aún así, durante algunos años el fascismo impulsó una política favorecedora de la paz y la cooperación internacional, como lo prueban los Acuerdos de Letrán en 1929 y las propuestas de desarme en la Sociedad de Naciones en 1932. En relación con la Alemania nazi hay algo que también suele olvidarse: Mussolini fue el impulsor del llamado “Frente de Stressa”, una iniciativa diplomática que en abril de 1935, junto a Francia y Gran Bretaña, trataba de garantizar la independencia de Austria y el respeto al Tratado de Versalles, y por consiguiente frenar a Hitler cuando todavía era posible hacerlo. Dos meses después, en junio de 1935, Gran Bretaña firmaba con la Alemania nazi un Acuerdo naval que suponía la primera violación de ese Tratado. Mussolini se quedó solo.

El aislamiento se consumó a partir de la invasión de Abisinia y las sanciones que le fueron impuestas a Italia, y que abocaron a Mussolini a una alianza con Hitler. A partir de entonces, prisionero de una mezcla de temor y fascinación por el dictador alemán, el Duce se vio arrastrado hasta el abismo. En 1938 cayó incluso en la abyección de importar la legislación antisemita del Tercer Reich.

¿Hubiera sido posible otro derrotero, menos dictatorial y más “dannunziano”? Mussolini, al contrario de Hitler, nunca tuvo un dominio absoluto sobre el Partido, y dentro del fascismo siempre hubo línea contraria a los nazis y favorable a un entendimiento con Francia y Gran Bretaña. Su principal figura era el Ministro de Aviación Italo Balbo, héroe de guerra y escuadrista de primera hora: el auténtico prototipo del “nuevo hombre” exaltado por el fascismo. Pero un celoso Mussolini le nombró Gobernador de Libia para apartarlo de los centros del poder. Allí falleció en 1940, en un accidente de aviación poco claro. Los últimos restos de la oposición fascista fueron liquidados en 1944 en el proceso de Verona, con el ex ministro de Exteriores Galeazzo Ciano y otros jerarcas ejecutados a instancias de los alemanes.

https://prensapcv.files.wordpress.com/2015/02/neofascismo-venezuela.jpg

¿Un fascismo democrático?

A casi cien años de distancia, D’Annunzio y su aventura en Fiume plantean todavía interrogantes. Hay uno especialmente provocador: ¿pudo haber sido posible un fascismo democrático?

Una pregunta que sólo tiene el valor que queramos darle a la historia-ficción. Porque la historia es la que es, y no se puede cambiar. Hablar de “fascismo democrático” es hoy un oxímoron, y eso parece irrebatible. No obstante, demasiadas veces nos refugiamos en posturas intelectualmente confortables y moralmente irreprochables, y eso dificulta la comprensión de ciertos fenómenos. En este caso, el de la naturaleza del fascismo. La interpretación marxista clásica del fascismo como un instrumento defensivo del Capital se condena a no comprender nada, y deja sin explicar la amplia adhesión que obtuvo un sistema que sólo fue extirpado por la guerra, una guerra en la que los marxistas se aliaron con… el capitalismo. Esta interpretación ha sido superada hace ya tiempo, y hoy tiende a admitirse que, como señala Zeev Sternhell, el fascismo era una manifestación extrema de un fenómeno mucho más comprehensivo y amplio —ése que Giorgio Locchi denominaba suprahumanismo—, y como tal es parte integral de la historia de la cultura europea.

Fiume residents cheering D’Annunzio and his raiders, September 1919.

D’Annunzio no fue un ideólogo sistemático, pero su empeño prometeico y nietzscheano simboliza ese clima cultural suprahumanista del que brotó el fascismo. Fiume fue un momento mágico y necesariamente fugaz: no se puede ser sublime durante veinte años. Pero Fiume nos recuerda que la historia pudo haber sido diferente, y que tal vez esa rebelión cultural y política —llamémosla “fascismo”— pudo haber sido compatible con un mayor respeto a las libertades, o al menos evolucionar alejada de las aberraciones ya conocidas… Claro que entonces tal vez eso no sería ya fascismo, sería más bien otra cosa…

Si no tenemos en cuenta el fenómeno cultural del suprahumanismo no se puede entender el fascismo. Pero éste no fue su único retoño. Históricamente hubo otros dos. El primero fue un brote intelectual de gran altura, y que sigue hablando al hombre de nuestros días: la llamada “revolución conservadora” alemana. Y el segundo fue una planta venenosa: el nazismo. La cuestión que hoy podría plantearse es la de saber si ese humus cultural suprahumanista está definitivamente agotado, o si aún podría dar lugar a derivaciones inéditas. Al fin y al cabo —y según la concepción “esférica” del tiempo— la historia siempre está abierta, y cuando la historia se regenera lo hace de forma siempre nueva, de forma siempre imprevista.

The benefits of reading

Benefits of Reading: Why You Should Read Every Day

    When was the last time you read a book, or a substantial magazine article? Do your daily reading habits center around tweets, Facebook updates, or the directions on your instant oatmeal packet? If you’re one of countless people who don’t make a habit of reading regularly, you might be missing out: reading has a significant number of benefits, and just a few benefits of reading are listed below.

1. Mental Stimulation
d3885b003c725f07b6f1a434dfe4dbbe

Studies have shown that staying mentally stimulated can slow the progress of (or possibly even prevent) Alzheimer’s and Dementia, since keeping your brain active and engaged prevents it from losing power. Just like any other muscle in the body, the brain requires exercise to keep it strong and healthy, so the phrase “use it or lose it” is particularly apt when it comes to your mind. Doing puzzles and playing games such as chess have also been found to be helpful with cognitive stimulation.

2. Stress Reduction

No matter how much stress you have at work, in your personal relationships, or countless other issues faced in daily life, it all just slips away when you lose yourself in a great story. A well-written novel can transport you to other realms, while an engaging article will distract you and keep you in the present moment, letting tensions drain away and allowing you to relax.

3. Knowledge

a813c72bba7e23ba0dc5c67baa803e30

Everything you read fills your head with new bits of information, and you never know when it might come in handy. The more knowledge you have, the better-equipped you are to tackle any challenge you’ll ever face.

Additionally, here’s a bit of food for thought: should you ever find yourself in dire circumstances, remember that although you might lose everything else—your job, your possessions, your money, even your health—knowledge can never be taken from you.

4. Vocabulary Expansion

This goes with the above topic: the more you read, the more words you gain exposure to, and they’ll inevitably make their way into your everyday vocabulary. Being articulate and well-spoken is of great help in any profession, and knowing that you can speak to higher-ups with self-confidence can be an enormous boost to your self-esteem. It could even aid in your career, as those who are well-read, well-spoken, and knowledgeable on a variety of topics tend to get promotions more quickly (and more often) than those with smaller vocabularies and lack of awareness of literature, scientific breakthroughs, and global events.

Reading books is also vital for learning new languages, as non-native speakers gain exposure to words used in context, which will ameliorate their own speaking and writing fluency.

5. Memory Improvement

cae2117e5e90d19b152a65ecd73c4b3d

When you read a book, you have to remember an assortment of characters, their backgrounds, ambitions, history, and nuances, as well as the various arcs and sub-plots that weave their way through every story. That’s a fair bit to remember, but brains are marvellous things and can remember these things with relative ease. Amazingly enough, every new memory you create forges new synapses (brain pathways)and strengthens existing ones, which assists in short-termmemory recall as well as stabilizing moods. How cool is that?

6. Stronger Analytical Thinking Skills

Have you ever read an amazing mystery novel, and solved the mystery yourself before finishing the book? If so, you were able to put critical and analytical thinking to work by taking note of all the details provided and sorting them out to determine “whodunnit”.

That same ability to analyze details also comes in handy when it comes to critiquing the plot; determining whether it was a well-written piece, if the characters were properly developed, if the storyline ran smoothly, etc. Should you ever have an opportunity to discuss the book with others, you’ll be able to state your opinions clearly, as you’ve taken the time to really consider all the aspects involved.

7. Improved Focus and Concentration

3ce743bddc6fee4cbb7c530c1a9f9cf4

In our internet-crazed world, attention is drawn in a million different directions at once as we multi-task through every day. In a single 5-minute span, the average person will divide their time between working on a task, checking email, chatting with a couple of people (via gchat, skype, etc.), keeping an eye on twitter, monitoring their smartphone, and interacting with co-workers. This type of ADD-like behaviour causes stress levels to rise, and lowers our productivity.

When you read a book, all of your attention is focused on the story—the rest of the world just falls away, and you can immerse yourself in every fine detail you’re absorbing. Try reading for 15-20 minutes before work (i.e. on your morning commute, if you take public transit), and you’ll be surprised at how much more focused you are once you get to the office.

8. Better Writing Skills

This goes hand-in-hand with the expansion of your vocabulary: exposure to published, well-written work has a noted effect on one’s own writing, as observing the cadence, fluidity, and writing styles of other authors will invariably influence your own work. In the same way that musicians influence one another, and painters use techniques established by previous masters, so do writers learn how to craft prose by reading the works of others.

9. Tranquility

5d487c0f8aefd2191a6e62c84610d9d5

In addition to the relaxation that accompanies reading a good book, it’s possible that the subject you read about can bring about immense inner peace and tranquility. Reading spiritual texts can lower blood pressure and bring about an immense sense of calm, while reading self-help books has been shown to help people suffering from certain mood disorders and mild mental illnesses.

10. Free Entertainment

Though many of us like to buy books so we can annotate them and dog-ear pages for future reference, they can be quite pricey. For low-budget entertainment, you can visit your local library and bask in the glory of the countless tomes available there for free. Libraries have books on every subject imaginable, and since they rotate their stock and constantly get new books, you’ll never run out of reading materials.

If you happen to live in an area that doesn’t have a local library, or if you’re mobility-impaired and can’t get to one easily, most libraries have their books available in PDF or ePub format so you can read them on your e-reader, iPad, or your computer screen. There are also many sources online where you can download free e-books, so go hunting for something new to read!

There’s a reading genre for every literate person on the planet, and whether your tastes lie in classical literature, poetry, fashion magazines, biographies, religious texts, young adult books, self-help guides, street lit, or romance novels, there’s something out there to capture your curiosity and imagination. Step away from your computer for a little while, crack open a book, and replenish your soul for a little while.

 

 

 

H.G. Wells

Curiosidades que desconoces sobre H.G. Wells

Wells fue muy popular en Estados Unidos ya que dos de sus libros fueron serializados en la revista Cosmopolitan, a saber, La guerra de los mundos, en 1897 y El primer hombre en la luna, en 1900.

– Entre otras obras que publicó, que no trataban sobre ciencia ficción sino que incluían contenido político, sobre tecnología y el futuro, están: Anticipaciones de la reacción del progreso mecánico y científico en la vida y pensamiento humano, en 1901; El descubrimiento del futuro, en 1902, y La humanidad en el hacer, en 1903.

– Sus obras impresionaron a miembros de la Fabian Society por lo que fue invitado a formar parte de la asociación.

Una vez dentro, Wells intentó cambiar al grupo de debate ya que consideraba que debía ser más bien un grupo de presión para lograr el cambio al socialismo.

En su obra Una utopía moderna, el escritor expresó su deseo por una sociedad que fuese manejada y organizada por la gente humanista y bien educada.

– Al enterarse de la revolución comunista en Rusia estuvo muy alentado, tanto que visitó el país y dio una conferencia a Lenin y Trotsky sobre como deberían gobernar a su nación.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/54/H._G._Wells%2C_c.1890.jpg

Posteriormente se desilusionó al ver lo que sucedía en Rusia y en 1920 publicó El bosquejo de la historia, donde describía la evolución de la sociedad, concluyendo que el mundo sería salvado a través de la educación y no por la revolución.

Dicha obra fue ampliamente discutida y la versión abreviada Breve historia del mundo, publicada en 1922, vendió gran número de copias.

– En 1934, Wells visitó la Unión Soviética y Estados Unidos. Aunque estuvo a favor de las acciones de Roosevelt, algunas personas creían que estaba de lado de Stalin. Uno de sus muchos críticos fue su antiguo adversario de la Fabian Society, el exitoso escritor irlandés George Bernard Shaw.

– Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Wells estuvo tan consternado que escribió extensamente sobre la necesidad de que el conflicto lograra propiciar el establecimiento de un nuevo orden mundial racional.

Falleció el 13 de agosto de 1946, mientras trabajaba sobre un proyecto que se ocupaba de los peligros de la guerra nuclear.

 

El nuevo acelerador
El nuevo acelerador"
Los primeros hombres en la luna
Los primeros hombres en la luna 
La máquina del tiempo
La máquina del tiempo